Una semana en Islandia

Desde mis comienzos en el pajareo siempre me llamó la atención el hecho de que por nuestras latitudes recibíamos en época migratoria o en invierno una serie de especies de aves que crían en el lejano norte, en tierras heladas, más allá del alcance de mi imaginación. Veía aparecer a estas especies de forma escasa y sin mucha previsión, pues muchas de ellas tienen su área de distribución tan al norte que en invierno apenas algunas aparecen por nuestras costas. Entre estas aves están los colimbos, falaropos, fulmares, gansos y muchos otros que, cuando caían por nuestros lares, constituyen todo un acontecimiento entre los aficionados a las aves. Unas cuantas de estas especies incluso no abandonan nunca estas tierras, por lo que verlas en tierras sureñas resulta absolutamente improbable.

Los documentales y reportajes fotográficos me hacían entrever cómo podrían ser estas tierras septentrionales, llenas de todas estas aves en plena ebullición reproductora, la tundra, los grandes acantilados y mares embravecidos, los días sin fin. Por estos motivos Islandia siempre fue uno de mis destinos soñados y por fin en junio de 2012 pude llevar a cabo este deseo. Me integré en un grupo de la empresa holandesa Birdingbreaks que visitaba varias regiones del oeste y norte islandés con el fin de observar aves a lo largo de una semana. El resultado fue excelente, teniendo en cuenta que dimos con todas las especies que deseábamos ver y que pudimos disfrutar de unos parajes tranquilos, paisajísticamente impresionantes y ornitológicamente hablando absolutamente evocadores. No voy a negar que en cierto modo también me llevé alguna pequeña decepción, pues frente a la sensación previa que tenía de una isla casi totalmente salvaje y poco intervenida me encontré con un medio bien domesticado por el ser humano en buena parte del territorio, aunque eso sí, manteniendo la esencia del entorno natural en una buena parte. De hecho, la naturaleza es aquí tan vasta que aún logra desbordar a la capacidad humana de colonizarla y aún existen extensiones gigantescas de tierras casi intactas. Aún así BirdLife Iceland denuncia las amenazas que sufren las aves isleñas y su entorno, siendo la transformación del territorio por la agricultura y ganadería, las plantaciones forestales y la construcción de infraestructuras sus principales causas.

2012-06-12 19.19.31

Islandia ofrece unos paisajes espectaculares que invitan a la contemplación y a pensar en cómo era nuestro mundo antes de que a los humanos nos diera por profanarlo.

2012-06-12 12.43.01

El paisaje geológico es sin duda una de las particularidades de la isla y su origen volcánico queda de manifiesto en los numerosos campos de lava y conos que pueden verse por doquier. El hecho de que sean tierras tan nuevas (geológicamente hablando) y esté situada tan próxima al círculo polar ártico hace que las condiciones para la vida sean muy extremas, por lo que la vegetación es escasa y de poca altura (líquenes, herbáceas, sauces rastreros…). No obstante recibe la influencia de las corrientes cálidas, especialmente en las regiones occidentales de la isla, por lo que en invierno las temperaturas son más suaves de lo que cabría esperar por su latitud. Esto ha permitido que se instauren algunas plantaciones de árboles, especialmente abetos, en algunos lugares, y por intervención humana.

DSCN1060

Numerosos líquenes con formas fantásticas cubren las áreas más desnudas de la isla, aquellas donde la lava ha salido a la superficie. No me pidáis especie ni género porque de esto no entiendo.

Snæfellness

Se trata de una gran península que se interna en el mar en la parte más occidental de la isla. En este lugar se encuentran las mayores cotas del occidente de la isla, coronadas por el volcán Snæfellsjökul (1.446 msnm). Durante dos días recorrimos la costa norte y parte de la sur, así como algunos tramos de su montañoso interior. Teniendo en cuenta que eran nuestras primeras jornadas en Islandia la adición de especies a nuestra lista fue importante y rápida. A destacar enclaves como el cabo Öndvertarðnes, en Ólafsvik, con acantilados que albergan colonias de arao común (Uria aalge), arao de Brünnich (Uria lomvia), alca común (Alca torda), frailecillo atlántico (Fratercula arctica), fulmar boreal (Fulmarus glacialis), gaviota tridáctila (Rissa tridactyla) y cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), entre otros, fácilmente accesibles sin ocasionar molestias a estas aves. El escribano nival (Plectrophenax nivalis) también está presente en esta área. Sorprendidos nos quedamos con la aparición de una gran orca (Orcinus orca) macho, que pasó nadando a unos 200 metros de la costa. Otro lugar interesante fueron las lagunas interiores de Rif en las que había una considerable actividad alada: falaropos picofinos (Phalaropus lobatus) a muy escasos metros de los observadores, patos havelda (Clangula hyemalis), una nutrida colonia de charranes árticos (Sterna paradisaea) y diversas especies de gaviotas, entre muchos otros. En la bahía de Kolgrafafjörður vimos un grupo de entre 8-10 delfines de hocico blanco (Lagenorhynchus albirostris) muy activos, mostrándonos sus lomos en numerosas ocasiones e incluso dando saltos fuera del agua.

2012-06-12 15.55.08

Las colonias de aves marinas son frecuentes en las costas acantiladas. Estuvimos realizando observación en estos fantásticos lugares en los que resulta fácil que se te escape el tiempo sin apenas darte cuenta.

2012-06-12 15.53.10

Un detalle de una de las colonias con gaviotas tridáctilas, araos comunes y araos de Brünnich.

2012-06-12 16.08.40

Una especie común y confiada es el fulmar boreal, que también cría en los abundantes acantilados.

2012-06-12 15.52.38

El arao de Brünnich viene a ser una de las especies más buscadas por los pajareros por ser una especie que se ve muy poco en nuestra área.

2012-06-12 13.32.39-1

Detalle de una colonia de charrán ártico.

2012-06-12 12.47.38-2

Los charranes árticos son muy celosos de sus áreas de cría y en cuanto hay algún intruso enseguida comienzan a tratar de ahuyentarlo realizando vuelos rasantes, lanzando picotazos y gritando como energúmenos.

2012-06-12 17.30.04-2

En las pequeñas charcas suelen estar nadando los falaropos picofinos comiendo frenéticamente mosquitos sobre la superficie del agua. En la foto un macho.

2012-06-12 17.29.50-1

Hembra de falaropo picofino, con un plumaje mucho más llamativo que el del macho.

2012-06-12 18.28.19

También visitamos la zona sur, que presenta grandes extensiones de marismas costeras. Altas montañas con pronunciados acantilados las enmarcan y fue allí donde vimos nuestro primer pigargo europeo (Haliaetus albicilla), especie que sólo puede encontrarse en esta zona de la isla. La presencia de numerosas agachadizas comunes (Gallinago gallinago) en las praderas adyacentes volando y “cayendo” sobre nosotros con su alucinante ‘vvvvrrbvvvrrbvvvrrb’ provocado por el despliegue de sus plumas caudales externas fue para mí otro de los momentos mágicos del lugar. Por el camino encontramos a una pareja de patos arlequines (Histrionicus histrionicus), una de las “especialidades” de Islandia y a un simpático zorro ártico (Alopex lagopus) que está siendo acosado por zarapitos trinadores (Numenius phaeopus), agujas colinegras (Limosa limosa) y archibebes comunes (Tringa totanus) que son vecinos del lugar y que tratan de echarlo para evitar perder a sus descendientes.

2012-06-13 11.42.18

2012-06-13 11.53.42-2

El pato arlequín es una de las estrellas de la isla, por ser una especie exclusiva de este lugar. Prefiere las corrientes de agua más bien rápidas.

2012-06-12 11.20.17

Este archibebe común y otras especies de limícolas crían en las praderas que se encuentran por toda la zona periférica de la isla.

2012-06-13 11.32.27-2

El zorro ártico, algo tímido, trata de alimentarse con los huevos y pollos de los limícolas y otras aves. Éste estaba vigilando a unos archibebes comunes y unas agujas colilleras que no dejaban de denunciar su presencia con gritos de alarma constantes.

Una tarde estuvo dedicada a un boat trip desde la localidad de Stykkishólmur, un pequeño puerto pesquero en la costa norte. Recorrimos durante más de dos horas un periplo que nos llevó a visitar varias de las islas del fiordo Breiðafjörður. En varias de estas islas existen colonias de aves marinas, destacando las que visitamos con cormoranes moñudos (Phalacrocorax aristotelis), que ya tenían pollos medianamente crecidos, y las de frailecillos atlánticos (Fratercula arctica), que volaban de un lado a otro en actividad frenética. Vemos también aquí más pigargos europeos (Haliaetus albicilla), que anidan en alguna de las islas. En esta salida también hubo sorpresa, pues un rorcual aliblanco (Balaenoptera acutorostrata) hizo su aparición y nos acompañó durante unos minutos. La visita fue totalmente inesperada ya que normalmente estos cetáceos no suelen internarse tanto en los fiordos.

2012-06-13 15.34.21

Grupo de fulmares boreales alimentándose del detritus que salía por un colector en un puerto pesquero.

2012-06-13 15.37.30-2

El eider común es también un ave común por toda la costa de la isla.

DSCN1027

Llamativos farallones de basalto en una de las múltiples islas que salpican los fiordos.

IMG_7938

Los frailecillos atlánticos son uno de los símbolos del país. Algunos grupos vuelan aquí y allá mientras hacemos la visita en barco.

IMG_7956

IMG_7804

Nido de cormorán moñudo con pollo. Las paredes de roca blancas de excrementos depositados a lo largo de décadas y décadas de actividad reproductora en este lugar.

IMG_7859

El rorcual aliblanco que vimos dentro del fiordo, un lugar raro para encontrarlo tal y como nos explicaron los tripulantes de nuestro barco.

DSCN1036

Estas aguas son increíblemente ricas en alimento y para demostrarlo desde el barco se lanzó una red que extrajo una gran cantidad de bivalvos, estrellas de mar y erizos.

IMG_7982

Un fulmar nos acompaña por estribor.

IMG_8016

Pigargos europeos en su nido en uno de los islotes del fiordo.

Estuvimos alojados en el hotel Edda de Laugar, situado en un remoto vallecito al norte de la zona. Su privilegiado entorno alberga una rica avifauna destacando varias parejas reproductoras de chorlito dorado (Pluvialis apricaria) y varias parejas de lagópodo alpino (Lagopus muta) que incluso se pasean por los jardines del hotel.

IMG_8075

Macho de lagópodo alpino de la subespecie islandorum, bastante confiado.

IMG_8119

La hembra no andaba muy lejos, descansando sobre una piedra.

IMG_8196

Cerca del hotel una agachada hace vuelos nupciales sobre una ciénaga. Sus rectrices externas producen el característico sonido vibrante.

Lago Myvatn

Este lago es posiblemente uno de los destinos ornitológicos más conocidos de Islandia y, de hecho, coincidimos allí con otros pajareros extranjeros que estaban visitando la zona. Un sustrato volcánico reciente (fruto de una erupción hace 6.000 años y otra hace sólo 300) enmarca esta laguna de 37 km² de extensión. En el entorno numerosas charcas y torrentes que discurren entre rocas con llamativas formaciones y en las que habitan patos arlequines (Histrionicus histrionicus), patos havelda (Clangula hyemalis), serretas grandes (Mergus merganser) e incluso el porrón islándico (Bucephala islandica), otra de las ‘especialidades´ de Islandia. En el lago se ven anátidas por doquier, que además de las tres últimas especies mencionadas incluyen también porrón moñudo (Aythya fuligula), porrón bastardo (Aythya marila), serreta mediana (Mergus serrator) y negrón común (Melanitta nigra), además de otras aves como colimbo chico (Gavia stellata) o Falaropo picofino (Phalaropus lobatus). Éste resulta también un buen lugar para buscar al mítico halcón gerifalte (Falco rusticolus), del cual vimos varios ejemplares, uno de ellos cazando. En los campos de lava de Dimmuborgir encontramos una hembra que se dejó ver durante largos minutos posada a unos 60 metros de nosotros.

IMG_8300

Pareja de patos havelda, una de las especies más bonitas que hay en este lugar.

IMG_8305

IMG_8312

IMG_8265

Otra especie que no hay que perderse en este viaje es el porrón islándico, casi exclusivo de Islandia. No vimos muchos, pero si se dejaron ver muy bien.

IMG_8271

IMG_8326

El zampullín cuellirrojo, con su espectacular librea nupcial, es otra especie presente en este lago en buenos números.

IMG_8329

Serretas medianas en Myvatn.

IMG_8362

El colimbo chico es otra especie que puede verse con facilidad.

IMG_8334

Momento en el que nos sobrevuelan un ave que andábamos buscando con ahínco: ¡un halcón gerifalte!

IMG_8368

Campos de lava cercanos a Myvatn, donde encontramos a nuestro buscado halcón.

DSCN1092

Aunque la foto no es gran cosa (está hecha a través del telescopio de forma manual) aquí apreciamos la magnífica hembra de halcón gerifalte que se dejó ver tranquilamente.

También visitamos el bosquecillo de Höfdi poblado por abedules, serbales y abetos de escaso porte (un máximo de 10 metros de altura) en el cuál pudimos observar a la subespecie islandesa de chochín europeo (Troglodytes troglodytes islandica), notablemente mayor y más grisáceo que la continental. Curiosamente esta ave prefiere moverse por las copas de los árboles para buscar alimento y lanzar su canto (un poco más fino y agudo que el del continental) en vez de por el sotobosque y las zonas más bajas, por lo que al principio nos costó un poco dar con él.

Husavik

Es un pequeño puerto pesquero al noreste del país situado en la orilla oriental de la amplia bahía de Skjálfandi. Desde aquí se hacen numerosas excursiones para el avistamiento de ballenas. Hay varias empresas en el pueblo que se dedican a este menester que es una de las mayores fuentes de ingresos del lugar. El día 16 de junio abordamos el pequeño buque Sílvia, de la empresa Gentle Giants, que nos llevó hasta el otro extremo de la ensenada, lugar especialmente bueno para el avistamiento de cetáceos debido a la gran profundidad y a la presencia de los acantilados que caen en picado descargando además el agua de varias cascadas en la orilla. Después de una navegación de algo más de media hora en la que nos rodean fulmares boreales (Fulmarus glacialis) y abundantes frailecillos atlánticos (Fratercula arctica), además de algún que otro págalo grande (Stercorarius skua), llegamos a unas 2 millas de la costa acantilada e inmediatamente localizamos un soplido vertical de varios metros de altura. Poco después otro más y se confirma la identidad del leviatán… una ballena azul o rorcual boreal (Balaenoptera musculus), el ser vivo más grande que jamás haya existido sobre la faz de nuestro planeta. Por si ello no fuera suficiente aún vimos otros dos ejemplares, alguno de los cuales emergió a solo 30 metros de nuestra embarcación para deleite de todos los presentes. Esta proximidad nos permitió oír perfectamente el resoplido al lanzar su chorro de agua y a percibir el color gris azulado de su lomo y su pequeña aleta dorsal que son su mejor rasgo diagnóstico para identificarlas. Por lo que nos cuenta la guía esta especie sólo puede hallarse en estas aguas en mayo y junio, a las cuáles acude a alimentarse, acto que realizaban estos ejemplares cuando los vimos. Posteriormente nadan a mares del sur para sus quehaceres reproductivos. Normalmente las especies más frecuentes en este lugar son el rorcual aliblanco (Balaenoptera acutorostrata), la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) y el delfín de hocico blanco (Lagenorhynchus albirostris), mientras que la ballena azul solo suele ser avistada en un 5% de las excursiones, por lo que podemos considerar que tuvimos bastante suerte. La jornada terminó visitando las cercanas marismas de Lón en donde pudimos ver bastantes ansares piquicortos (Anser brachyrhynchus), patos havelda (Clangula hyemalis), charranes árticos (Sterna paradisaea) y algunos limícolas como el omnipresente archibebe común (Tringa totanus), el ostrero euroasiático (Haematopus ostralegus), el chorlitejo grande (Charadrius hiaticula), la aguja colinegra (Limosa limosa), el correlimos común (Calidris alpina) y algún que otro correlimos oscuro (Calidris marítima) y correlimos tridáctilo (Calidris alba).

DSCN1114

A bordo del Sylvia al iniciar la excursión en busca de cetáceos.

DSCN1115

El amplio fiordo de Húsavik es la meca para observar cetáceos en Islandia. Con muy buen día nos aventuramos en busca de estos magníficos animales.

IMG_7714

Una gaviota sombría que nos acompañó durante algún momento.

2012-06-16 12.54.05-2

Lo primero que vimos fueron algunos soplidos a lo lejos… ¡ballenas azules! El corazón encogido de la emoción.

2012-06-16 12.54.09-1

Aquí se aprecia perfectamente el por qué este gigante se apellida “azul”.

2012-06-16 13.20.12-1

La mínima aleta dorsal es característica de esta especie.

No quería terminar sin mencionar algunas especies no nombradas aún que resultan características en Islandia, tales como los cisnes cantores (Cygnus cygnus), algunos ya con pollos, los ansares comunes (Anser anser), los págalos parásitos (Stercorarius parasiticus), que aparecen en un rango muy amplio de hábitats, o los paseriformes, que son escasos tanto en número como en especies, siendo los más abundantes el bisbita pratense (Anthus pratensis) y el zorzal alirrojo (Turdus iliacus), seguido probablemente por la lavandera blanca (Motacilla alba) y el pardillo norteño (Carduelis flammea). En total se completó una lista de 70 especies de aves (se ofrece completa a continuación), cosa que a primera vista parece un tanto exigua, pero que para este país está bastante bien.

2012-06-16 09.58.30

Dos colimbos grandes en plumaje nupcial en un lago del interior.

Hay que decir también que muchas de las aves se muestran bastante confiadas ante la presencia humana, lo que permite acercamientos considerables, si bien lo correcto es dejar que san ellas las que se aproximen al observador, cosa que ocurre con frecuencia, para no alterar su comportamiento. Los islandeses son muy celosos de sus aves, sobre todo en época reproductora, y resulta frecuente encontrar zonas restringidas al paso o lugareños que velan por las aves de su comarca vigilando de cerca a los pajareros.

DSCN1136

Este rudimentario cartel, seguramente preparado e instalado por los vecinos de la zona, nos advierte de la conveniencia de no acceder a una zona sensible en época de cría.

Resultó muy revelador muchas de las especies invernantes en el centro y sur de Europa en plena época reproductora, con sus libreas nupciales, muchas de ellas espléndidamente coloridas, y comportándose de forma totalmente diferente a como estaba acostumbrado a verlas. Estas aves afrontan a finales de verano un viaje de miles de kilómetros que incluye atravesar grandes extensiones de agua sobre el mar, con apenas posibilidades para detenerse y descansar; ser consciente de dicha dificultad gracias a este viaje me hace maravillarme aún más con estos seres. En el avión de regreso hago en apenas 3 horas un vuelo que cruza durante un buen rato una superficie de mar aparentemente inacabable; estos pajarillos tardan sólo unos días en realizar, pero un gran esfuerzo que suele costearse con la vida de muchos ellos. Conocer y percibir de esta forma este hecho no hace sino fomentar mi respeto y admiración por ellos.

Recomendación bibliográfica: Icelandic Bird Guide, de Jóhann Óli Hilmarsson. Publicado por Mál Og Menning. Es una guía fotográfica de todas las especies de aves de Islandia, con muy buena información sobre estatus, fenología y distribución. Un buen complemento para la guía de identificación. En inglés.

2 replies
  1. Santy Bacariza
    Santy Bacariza says:

    Curioseando en tu facebook me encontré este magnífico reportaje de tu experiencia en Islandia. Por allí estuve yo hace algunos años pateando senderos y me has traido muchos recuerdos. Una pena no haber podido viajar con un entendido ornitólogo como tu, pero mi pareja tampoco estaba mal…
    Saludos

    Responder

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>