Nota sobre alimentación otoñal del pico dorsiblanco

El pico dorsiblanco (Dendrocopos leucotos lilfordi) es una de las aves más discretas que tenemos en la Península Ibérica. He tenido la fortuna de trabajar con esta especie en Navarra en los últimos años de una forma muy intensa, por lo que he tenido numerosas oportunidades de observarlo en múltiples actitudes y circunstancias. Una de las formas más óptimas de disfrutar de este ave es si se tiene la oportunidad de encontrarlo mientras se está alimentando, pues suelen mostrarse confiados y ajenos a nuestra presencia. Han sido muchas las veces que he podido verlo picoteando troncos o ramas, desprendiendo trozos de corteza de los árboles o extrayendo invertebrados de las entrañas de la madera vieja, pero este pasado otoño pudimos ver algo nuevo.

white_backed_woodpecker_4

El macho de pico dorsiblanco observado al pie del espino (Foto: Yanina Maggiotto).

Paseando por Irati en busca de este pícido y después de varias horas buscándolo sin éxito escuchamos un golpeteo. Enseguida localizamos su procedencia, la base de un viejo espino, en la que se hallaba un macho de pico dorsiblanco realizando enérgicos movimientos de cabeza para impactar en la superficie del tronco. O eso nos pareció al principio, porque al rato voló hasta un avellano vecino y, colgándose de sus delgadas ramas, cogió una avellana que transportó de nuevo al espino. Allí la encajó en una grieta del tronco y comenzó, de nuevo, a golpear con intensidad hasta que la rompió y pudo comerse el interior. Esta operación la repitió varias veces mientras estuvimos observándolo discretamente a corta distancia.

Es sabido que los pícidos recurren a alimentarse de frutos y semillas en época de producción, cuando éstos maduran y comienzan a ser abundantes, y son un recurso alimenticio recurrido en invierno. Sin embargo no he encontrado referencias de ello para pico dorsiblanco, por lo que fue muy interesante poder verlo y documentarlo fotográficamente. Durante esos días este mismo comportamiento fue también observado por Alfonso Senosiain en el mismo lugar y en varias ocasiones, y en el cuál intervinieron al menos dos individuos: un macho (probablemente el mismo que vimos nosotros) y una hembra.

white_backed_woodpecker_1

El pico en el espino en el cuál encajaba las avellanas para romperlas (Foto: Yanina Maggiotto).

white_backed_woodpecker_2

El pico portando una avellana recién recolectada y encajándola en una grieta del espino (Foto: Yanina Maggiotto).

white_backed_woodpecker_3

El ave con una de las avellanas ya preparada para ser abierta (Foto: Yanina Maggiotto).

white_backed_woodpecker_5

Una de las avellanas perforadas por el pico dorsiblanco (Foto: Gorka Gorospe).

Muchas gracias a Yanina Maggiotto por ceder las fotografías para ilustrar este post.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>