El año pasado por septiembre recibí un correo de un chico llamado Noah Strycker contándome que durante el año 2015 iba a tratar de hacer un Gran Año a nivel mundial y que para ello estaba contactando con pajareros locales que pudieran llevarle a ver aves en sus lugares de origen. Su intención era la de comenzar el 1 de enero y terminar el 31 de diciembre viajando sin parar y alcanzar la cifra de 5.000 especies, más o menos la mitad de las que actualmente están descritas por la Ciencia.

En su viaje pretendía recorrer todos los continentes pasando por varios países, incluyendo el Estado Español. Contactó conmigo después de encontrarme por eBird.

Noah, además de pajarero, es un ornitólogo experimentado, comunicador y periodista ambiental (ha publicado ya dos libros: ‘Among penguins‘ sobre sus experiencias estudiando pingüinos en la Antártida y ‘The Thing with Feathers‘, una obra que muestra que no hay tantas diferencias como parece entre aves y humanos).

El pasado 18 de junio Noah aterriza en el aeropuerto del Prat en Barcelona. Llega después de haber recorrido la Antártida, Sudamérica, Centroamérica, Estados Unidos, Islandia, Noruega y Turquía. Y llega nada más y nada menos que con más de 3.000 especies vistas u oídas ya en su lista.

noahstrycker

Noah Strycker

Junio no es el mejor mes para encontrar determinadas especies en nuestro territorio; algunas tienen la reproducción muy avanzada y se son muy tímidas en este momento del año. Además el calor reduce la actividad de muchas aves durante gran parte del día, con lo que detectarlas resulta más complicado.

Por otro lado, antes de España Noah ha visitado Noruega y Turquía, donde ha visto muchas de las especies que podía encontrar aquí. Esto convirtió su estancia ibérica en un reto más interesante si cabe, pues debíamos buscar aquellas especies que faltaban en su lista, especialmente aquellas que no iba a poder encontrar en ningún otro lugar más adelante. Esto supone que 52 especies se convirtieron en nuestro objetivo prioritario durante estos días.

Como no sabía muy bien qué especies iba a ver en Turquía diseñé previamente un itinerario que nos permitiera visitar una buena variedad de ambientes y hábitats para asegurar un buen número de especies, eso si, con algunas especies clave más o menos exclusivas de nuestra geografía en mente. El itinerario permitía además cierta flexibilidad para su modificación en caso de que ello fuera necesario.

Día 18 junio (día 169 del Big Year)

Nada más aterrizar en Barcelona nos dirigimos al Delta del Llobregat donde nos esperan Ricard Gutiérrez y Ferrán López. Nadie mejor para guiarnos por el parque y encontrar las especies deseadas. No obstante la primera nueva especie ya la encontramos en el corto trayecto del aeropuerto al delta: un estornino negro (3011).

Visitamos la desembocadura y alguno de los observatorios que permiten añadir varias especies: Gaviota de Audouin (3012), cistícola buitrón (3013), pardela cenicienta (3014), porrón europeo (3015) y calamón común (3016).

Ricard pudo avistar (en un visto y no visto) un págalo grande mientras rastreábamos el mar, pero lamentablemente no pudo verlo Noah; se trataba de una especie que había fallado en el norte de Europa, así que tratamos de encontrarlo de nuevo sin éxito. Aun paramos en Garraf para hacer un poco de seawatching, pero el mar estaba tranquilo en cuanto a aves y la especie extra vino de tierra: una curruca cabecinegra (3017).

ricard_gutierrez

Noah atiende a las explicaciones de Ricard sobre la Gavina corsa, es decir, la Gaviota de Audouin.

platalea

Aunque Noah ya traía la espátula en su lista de países anteriores no estuvo de más disfrutar con la visión de un par de ellas en el Llobregat.

Seguidamente marchamos al Delta del Ebro, donde esperábamos encontrar algún limícola despistado de los que le faltaban, pero a pesar de pasar varias horas visitando varios de los mejores lugares de observación no pudimos añadir ninguna especie nueva para su lista.

Dormimos en Alcossebre, donde a primera hora de la noche intentamos detectar algún chotacabras, pero parece que andaban dormidos y tuvimos que acostarnos sin novedad.

Puedes leer aquí la entrada de Noah en su blog para este día.

Día 19 junio (día 170 del Big Year)

Temprano por la mañana reemprendemos viaje con una parada en el Prat de Cabanes donde buscamos tres especies, si bien sólo conseguimos sumar dos: carricerín real (3018) y la buscarla unicolor (3019).

Nos queda pendiente la canastera que normalmente debería estar aquí en esta época del año.

Nuestra siguiente parada fue la reserva del Racó de l’Olla, en la Albufera de Valencia, donde Nacho Díes y su dedicado equipo esperaban ansiosos nuestra visita. Sabíamos que una pareja de cerceta pardilla se había venido viendo en el lugar por lo que ese era nuestro principal objetivo. No obstante Nacho nos tenía preparadas un par de sorpresas a nuestra llegada y desde el primer hide que visitamos vimos canastera común (3020), varios individuos criando y un solitario correlimos zarapitín (3021) que no sabíamos si estaba de ida, vuelta o de vacaciones en el Mediterráneo.

Mientras estábamos embobados observando la espectacular colonia de láridos suena el teléfono de Nacho avisando de que debemos ir al otro observatorio. Llegamos en unos segundos allá y justo enfrente tenemos a una familia de cercetas pardillas (3022). No las habían avistado en todo el día, así que no sabían si nos las iban a poder mostrar. Mientras comentábamos diversos aspectos sobre la reserva y sus aves un rayo azul cruza la escena: un Martín pescador (3023).

albuferanacho

Nacho Díes nos habla sobre el Racó de l’Olla, el lugar donde trabaja desde hace años, y sus aves.

racc3b3

Este es el increíble aspecto de una pequeña porción de la colonia de charranes del Racó… como puede apreciarse muchos pollos están ya bien crecidos y correteando por los islotes.

 

charran_amarillo

Adulto y pollo del charrán de pico amarillo que ‘nadie sabe lo que es’. Aunque tiene un aspecto perfectamente compatible con charrán elegante no se tiene la seguridad absoluta de que lo sea y actualmente se están realizando análisis genéticos para averiguar su identidad ¿Podrá Noah contar con una nueva especie?

albuferaracc3b3

Nacho nos avisa de que por estas fechas a veces se deja caer algún halcón de Eleonora por la zona pero, a pesar de prestar atención al cielo, ninguno se deja ver durante nuestra estancia.

Continuamos viaje hasta Alicante, donde hemos quedado con Roque Belenguer, que además de llevarnos a ver pájaros nos acoge en su apartamento esa noche. Primera parada en el río Vinalopó, con calor y paisaje africano. Pasado un rato conseguimos ver una collalba negra (3024), y pasado otro buen rato por fin oímos y vemos un zarcero bereber (3025), que era nuestro principal objetivo en este lugar.

La siguiente parada resultó ser el embalse de El Hondo donde nada más llegar dimos con ¡4 cercetas pardillas!… en fin, ya las habíamos visto. En unos pocos minutos damos con varias malvasías cabeciblancas (3026), poco después un rascón europeo (3027) que canta brevemente y más tarde con una hembra de bigotudo (3028), que según nos cuenta Roque es un ave escasísima en los últimos tiempos, así que nos sentimos enormemente afortunados por haber dado con ella.

vinalopc3b3

Noah consigue ver su zarcero bereber, que se hizo de rogar.

oxyura

Este macho de malvasía cabeciblanca fue el primero que vimos, luego vinieron más, machos, hembras y pollos.

roque

Roque es un excelente conocedor de El Hondo; gracias a él pudimos dar con varias de las especies que Noah buscaba.

Para terminar el día quedamos con Dani, compañero de Roque, y los cuatro nos fuimos en busca del camachuelo trompetero a una zona cercana de Murcia donde han criado este año. Debemos caminar un par de kilómetros hasta llegar al lugar disfrutando de aves como la golondrina daúrica y dos águilas perdiceras, además de añadiendo un par de especies nuevas como son la curruca mirlona (3029) y la cogujada montesina (3030). Llegados al lugar de cría de los camachuelos sólo un colirrojo tizón y una rana se dejan oír. Esperamos un buen rato mientras el sol se pone y la luz va cayendo y, sólo en el último momento, pudimos oir el inconfundible reclamo de un camachuelo trompetero (3031) que pasó volando.

Puedes leer aquí la entrada de Noah en su blog para este día.

Día 20 junio (día 171 del Big Year)

Este día teníamos muchos kilómetros por delante, pues nos íbamos hasta Extremadura, así que después de desayunar emprendimos camino despidiéndonos de Roque.

Por la mañana paramos cerca de Pétrola para buscar aves esteparias en un lugar especialmente recomendado. Llegados al lugar vimos que los lugareños estaban muy afanados en la cosecha del cereal, y había máquinas por doquier, por lo que nuestras esperanzas decayeron un poco. Aún así ya de primeras añadimos la corneja negra (3032). Enfocamos nuestra atención en los campos más tranquilos y no tardó en llegar el fruto: una avutarda (3033) que trataba de pasar desapercibida. Dimos alguna vuelta más por la zona por ver si podíamos ver algún sisón o ganga, pero no.

A lo largo de la mañana recibo un mensaje de Nacho contándome que ¡acaban de ver un Halcón de Eleonora por la Albufera! Jaja, demasiado tarde para volver atrás…

estepa_avutarda

Este fue el ‘momento avutarda’ cerca de Pétrola. Un poco esquiva, pero la vimos, que es lo que contaba.

Continuamos viaje, el termómetro subía y alcanzó los 38ºC cuando pasamos por Toledo y también en Extremadura. Llegando Noah consigue sumar dos nuevas especies: milano negro (3034), milano real (3035) y rabilargo ibérico (3036). Camino a la Portilla del Tietar, en Monfragüe, un buitre negro (3037) vuela junto a algunos otros buitres leonados. Intentamos el águila imperial sin éxito, allí no se movía ni los buitres que tenían aspecto de estar muy acalorados. Cerca aún fuimos capaces de encontrar una familia de perdiz roja (3038) y, más tarde, en el castillo, de ver el vencejo cafre (3039), que tardó un poco en aparecer.

El día no acabó ahí, pues al atardecer aún escuchamos un par de chotacabras cuellirrojos (3040) y un chotacabras europeo (3041).

pajareo_coche

Una buena parte del pajareo tuvo que ser desde el coche… aquí está Noah bimbando sus primeros rabilargos.

 

Puedes leer aquí la entrada de Noah en su blog para este día.

Día 21 junio (día 172 del Big Year)

Antes del desayuno paseamos al amanecer cerca de nuestro alojamiento y podemos ver unas cuantas tarabillas comunes (3042) y un escribano soteño (3043) que canta con tesón.

Hoy la atención se focaliza en el águila imperial ibérica, que ayer falló. No queríamos marcharnos de Extremadura sin verla pues es un ave exclusiva de esta zona (Centro y SW de la Península) que Noah no iba a poder encontrar en ningún otro lugar de su viaje. Volvimos a la Portilla del Tiétar y de camino encontramos un alimoche común (3044) y una familia de currucas rabilargas (3045) que se mueven por los arbustos al borde de la carretera. En la Portilla, esta vez si, en poco tiempo vemos a un adulto de águila imperial ibérica (3046) sobrevolando el lugar. La suerte además nos acompañó, pues el ave se posó en el cantil permitiéndonos disfrutar de la observación durante un buen rato.

Aún buscamos algunos paseriformes por la zona y conseguimos dar con un mosquitero ibérico (3047) que se alimentaba en un zarzal.

aquila_monfrague

El adulto de águila imperial ibérica que dejó verse en la Portilla del Tiétar.

A media mañana dimos por finalizada nuestra estancia en Extremadura y nos marchamos hacia Navarra, otra singladura larga hasta nuestra siguiente parada. Llegamos a tiempo de seguir pajareando (no en vano estamos en el día con más horas de luz del año), así que paramos cerca de Lerín, donde añadimos zarcero políglota (3048) y, a pesar de las pocas esperanzas que teníamos, también un macho de sisón común (3049). Este ave estaba en medio de un campo pelado y cantando en parada nupcial, algo sorprendente en este momento del año.

sison

A pesar de la escasa calidad de la fotografía aquí puede apreciarse bien al macho de visón que decidió mostrarse esta calurosa tarde.

pitillas

En Pitillas estuvimos un buen rato a la espera de que apareciera algún avetoro, pero no colaboró y nos fuimos de vacío.

Aún tuvimos tiempo de pasar por la Laguna de Pitillas donde pusimos especial atención para ver o escuchar algún avetoro, pero esta vez fallaron a pesar de ser uno de los mejores lugares para dar con ellos.

Finalizamos el día pajareando desde el jacuzzi al aire libre del Hotel Ruralsuite, en el que nos alojamos hoy. Un macho de oropéndola se dejó ver durante un buen rato; si bien era una especie ya en la lista disfrutamos de su visión de forma merecidamente relajada.

https://www.youtube.com/watch?v=dHnCBFGBRPw

Puedes leer aquí la entrada de Noah en su blog para este día.

Día 22 junio (día 173 del Big Year)

Madrugamos para estar al amanecer en las estepas del sur de Navarra. Nos quedaban unas pocas aves esteparias por ver y hoy era el día para encontrarlas. El último alaúdido ibérico que nos quedaba por encontrar se encuentra en estos lugares así que nada más llegar bajamos las ventanillas del coche para escuchar los sonidos de la estepa. Calandrias, terreras, abejarucos y otros cantaban, pero ni rastro de nuestro pájaro. Pasó más de media hora hasta que se dejó oír: una tímida alondra ricotí (3050) cantaba a lo lejos. Después escuchamos alguna más cerca, pero no invertimos mucho tiempo en tratar de verlas pues necesitábamos ver otras especies y basta con escuchar al ave para contabilizarla en la lista.

Continuamos recorriendo la zona hasta que dimos con un grupo de gangas ibéricas (3051) que nos había parecido oír en la distancia. Afortunadamente de mostraron muy tranquilas y pudimos verlas a placer.

Antes de marcharnos buscamos a otra especie que nos había dado esquinazo hasta el momento y la encontramos en un lugar que yo conocía: el alcaudón real (3052) se presentó en familia ante nosotros, adultos y pollos.

lanius_meridionalis

Alcaudón real

Con la tarea hecha pusimos rumbo norte para parar cerca de San Martín de Unx. En un breve paseo nos dedicamos a buscar una serie de paseriformes que ya no podríamos volver a encontrar en el resto del viaje y en pocos minutos sumamos reyezuelo listado (3053), curruca carrasqueña (3054) y mosquitero papialbo occidental (3055). Pudimos ver también una rapaz fugazmente que nos pareció un abejero, una especie que faltaba en la lista y era complicada porque, como le dije a Noah “Puede estar en cualquier lugar, pero nunca sabes dónde buscarlo”. Lamentablemente no volvió a aparecer y tuvimos que marcharnos sin confirmar su identidad.

La siguiente parada ya se sitúa en pleno Pirineo. Buscamos a un ave emblemática como es el quebrantahuesos y hacemos escala en la foz de Burgi, donde habitualmente se dejan ver. Estuvimos un buen rato viendo buitres leonados, alimoches, águilas calzadas, milanos de ambas especies y hasta un águila real, pero ni rastro de nuestra ave. En eso divisé yo un ejemplar volando alto y lejos al borde de un cantil, pero con tan mala fortuna que se ocultó antes de que pudiera dar indicaciones precisas a Noah.

Un poco decepcionados decidimos ir a tierras altas para intentar primero otras especies y probar en otros lugares. Quedaría tiempo para volver más tarde.

Tomamos nuestro picnic en Larra entre verderones serranos (3056), que era una especies nueva, mirlos capiblancos, chovas piquigualdas, bisbitas alpinos, cuervos y acentores comunes.