30 diciembre

Queda 1 día

Sólo queda un día para terminar el año, y con él mi Big Year 2013. Han sido muchas jornadas de campo viendo más de 300 especies de aves en un sólo año, una cifra que creo nunca había alcanzado antes. Pero ha habido una serie de especies que se me han resistido y que realmente no son demasiado difíciles de localizar… sólo la poca fortuna con ellas, y en algún caso la pereza, me han impedido dar con ellas.

Aún así el poco tiempo que resta para acabar me espolea para tratar de añadir una última especie de éstas que no son demasiado difíciles y que, a pesar de varios intentos en las pasadas semanas, no ha terminado de aparecer. Mi objetivo hoy es la lechuza común… si, aún no he dado con ella. Un buen contacto me revela que suele resultar fácil de encontrar en uno de los lugares turísticos más visitados de Navarra: el castillo de Olite, aunque me habla de citas en verano (cuenta que a veces arman tanto escándalo que interrumpen las obras representadas al aire libre durante el festival de teatro de Olite) cree que están presentes durante todo el año. En principio sería lo normal, pues estas aves una vez asentadas en un territorio suelen permanecer en él a lo largo de todo el ciclo anual. Eso sí, parece que resulta más probable su avistamiento a altas horas de la noche, cuando en el pueblo reina la tranquilidad.

Después de una sesión nocturna de cine, acompañado por Ainhoa, que ya me ha ayudado a dar con varias de las especies de mi lista, nos dirigimos a Olite. Aún no es medianoche cuando llegamos, pero el pueblo se encuentra absolutamente tranquilo y sin ruidos que alteren su paz. Aparcamos al pie del castillo y caminamos hasta la torre donde suelen verse las lechuzas… pasamos un rato allí y no vemos ni oímos nada (silencio), así que decidimos dar una vuelta por la villa medieval en un ambiente extraño, pues yo siempre había estado aquí con las calles bien concurridas de gente. Al cabo de un tiempo volvemos hacia el lugar indicado, pero antes de llegar ya oímos el reconocible reclamo de las lechuzas. Nos quedamos atentos y como encogidos por la emoción mirando hacia el cielo entre los tejados y al poco vemos pasar una sombra blanca volando…. seguida por otra: ahí están.

BigYear155

Un momento mágico…

312. Tyto alba

Nos miramos como sin poder creérnoslo. Será un ave relativamente común, pero sigo produciendo una emoción especial dar con ella y tener semejantes visiones casi oníricas o como de fantasía. Su vuelo silencioso y elegante enseguida me recuerda a los títulos de crédito de la película «Dentro del laberinto» (protagonizada por David Bowie).

BigYear156

Volvemos a casa poco después con una sonrisa dibujada en nuestras caras. El último día descansé…