Cierto es que el turismo de observación de aves está aún en pañales en este país, y especialmente en lugares como Navarra que nunca antes han sido conocidos como destino para este tipo de viajes. Sin embargo gracias a la labor realizada desde Birding Navarra, la Comunidad Foral comienza a ser conocida en estos medios y la gente ya ha empezado a dar muestras de interés por venir.
En esta primavera he tenido la fortuna de atender a diversos grupos procedentes de Sevilla, Madrid, Bélgica, Holanda y Dinamarca, muestra de que poco a poco esta actividad va tomando auge, incluso en estos momentos de crisis.

This spring I got some work guiding groups of birdwatchers from Sevilla, Madrid, Belgium, Holland and Denmark through several birding spots in Navarre.